bug-bash
[Top][All Lists]
Advanced

[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Fwd: EL MONSTRUO SALIO A MATAR


From: Diego Augusto Molina
Subject: Fwd: EL MONSTRUO SALIO A MATAR
Date: Sun, 26 Sep 2010 00:19:34 -0300
User-agent: Mozilla/5.0 (X11; U; Linux x86_64; en-US; rv:1.9.2.9) Gecko/20100918 Lightning/1.0b3pre Thunderbird/3.1.3


-------- Mensaje original --------
Asunto:         EL MONSTRUO SALIO A MATAR
Fecha:  Fri, 24 Sep 2010 18:33:45 -0700 (PDT)
De:     Daniel Llovera <address@hidden>
A:      address@hidden
CC:     address@hidden



*_EL MONSTRUO SALIÓ A MATAR_*

* *

*Fausto es mi nieto. Fausto Gael, sus nombres. Gael, supongo, ha sido
una elección de la madre en honor a un mediocre actor mejicano que, eso
sí, es todo dientes. Para demostrar qué tan confiadas pueden ser las
mujeres jóvenes, al suponer que una gran sonrisa -que es tan sólo eso-
amerita el nombre de un hijo. Mi nieto, insisto, en este caso.
Fausto tiene siete meses. Ya come, y está empezando a hablar. Aprenderá,
de seguro, palabras de uso cotidiano que sirvan para expresar cosas de
su realidad inmediata. Y sabrá el significado de "caca", "no", "papa" y
otras simplezas semejantes que en sus labios y en su entendimiento
adquieran dimensión y ternura.
Hay una palabra, sin embargo, a la que Fausto no podrá dar significado,
y ésa es “mamá". Es que Fausto, mi nieto, es huérfano de madre.
El día de la primavera próximo pasado, ya de noche, mi nuera volvió a
parir a Fausto. A costa de su propia vida, esta vez.
Iban los tres, mi hijo, mi nuera y mi nieto, paseando en moto, y en una
esquina profusamente iluminada, después de una impecable maniobra de la
moto, un monstruo les tiró encima su auto. Un monstruo en forma de
mujer, o de mujeruca, deberé decir.
Dicen que dicen los que estaban que el monstruo dijo "¡No los vi!".
Imposible. Será el caso que no los quiso ver, porque la moto venia por
su mano, por la derecha del auto, con todas sus luces prendidas y por la
esquina de una plaza iluminada cual estadio. Mi hijo se aseguró de que
la maniobra fuera correcta, que el auto le diera paso, lo que sucedió. Y
cruzó la bocacalle impecablemente. No podía menos. Llevaba atrás a los
objetos de su devoción y nuestras esperanzas.
Pero no contó con la banalidad con que el monstruo considera la vida
ajena. Desde la seguridad del habitáculo de su Clío debe haber sabido
que _la muerte es algo que les sucede a otros_. Y les tiró el auto
encima. El cordón de la vereda terminó su obra, quebrando la nuca de
Carla, mi nuera, mientras ella protegía a Fausto.
Este monstruo no es distinto a los que conocemos. Me la imagino tan
segura en su auto como a Lenin, Franco o Videla en sus palacetes de
ignominia ordenando las muertes de otros. Para ellos, que pueden decidir
sobre los demás, la muerte no sucede; luego de sus crímenes se dedican a
diseñar estrategias para disimular o justificar su desprecio por la
humanidad.
Monstruo, le llamé, y no me equivoco. Y si decido parafrasear a José
Ingenieros le llamaré "frío estiércol humano".
Por eso, si esta carta tuviera un título en forma de pregunta, sería:
_¿Puede la mierda matar?
_Y la respuesta, lamentablemente, trágicamente (¡cómo lloramos, por
Dios, cómo lloramos, sólo para comprobar una vez y otra y otra y otra,
en una espiral que no termina, que tanto dolor es inútil, que tanto
dolor no alcanza para insuflar vida otra vez en el cuerpo de Carla), la
respuesta, decía, sería:
**─ _¡SÍ!_*

* *

* *

* *

*DANIEL LLOVERA*

*DNI 16314995*

*TE 4932793*

*24 de septiembre de 2010*






reply via email to

[Prev in Thread] Current Thread [Next in Thread]